Gracias y Promesas

Las Gracias y Promesas son efectivas en todas las presentaciones que tenemos del Rosario de los No Nacidos.

Cada Avemaría que se recé con estas cuentas y un corazón amoroso salvará a un bebé de ser abortado, es decir, pueden ser salvados 53 bebés por cada Rosario.

Cada Avemaría acerca más la victoria de Jesús.

Cada 'Padrenuestro' alivia el Corazón afligido de Jesús.

Sana el Corazón Maternal de la Santísima Virgen.

Al rezar con este rosario hacemos reparación a los Corazones Unidos de Jesús y María por los abortos ya cometidos.

La promesa más grande que da Jesús, es esta:
 Cada rosario rezado con el corazón en las cuentas de este rosario hasta su terminación, mitiga el castigo hasta ahora pendiente por el pecado del aborto.

Detiene el Brazo de la Justicia.

Cambia los corazones de las mamás que están considerando el aborto.

Las oraciones que se hacen con este rosario son protección y consuelo para los bebés no nacidos.

Cuando se reza esta oración especial, se combate la guerra en el vientre materno y la guerra en el mundo.

Al rezar rezar este rosario, se cuenta con la protección de María.

Un grupo que rece con la intención de defender la vida y cuente únicamente con un solo Rosario de los No Nacidos, es como si todos lo tuvieran.

Los efectos originados al rezar el Rosario de los No Nacidos son mucho más poderosos que cualquier bomba atómica.

Los Brazos de la Misericordia de Jesús se extienden hacia el mundo a través de este Rosario.

El Rosario de los No Nacidos se ha dado al mundo durante este siglo a fin de luchar, proteger y salvar la vida de los bebés no nacidos.

Con este Rosario podemos vencer la cultura de la muerte, podemos ser victoriosos sobre el aborto. Podemos salvar almas.

Es el arma elegida que el Cielo da en estos tiempos difíciles para derribar las barreras de las mentiras de Satanás, y revelar la verdad a toda la gente y a todas las naciones; un corazón a la vez.

Este rosario ¡salva vidas!

Es lo que une al Cielo y la tierra y equilibra la balanza de la justicia en el momento presente.

La devoción y el Rosario de los No Nacidos pueden cambiar el curso de la historia humana.

  

   ***PARA QUE TU ROSARIO SEA UN SACRAMENTAL Y SE CUMPLAN ESTAS GRACIAS Y PROMESAS DEBE SER BENDECIDO POR UN SACERDOTE CATÓLICO.***