Historia

El 7 de Octubre de 1997, Nuestra Señora se le apareció a la vidente Maureen Sweeney-Kyle, quien reside en Cleveland, Ohio. Enfrente de Nuestra Señora había un Rosario un poco inusual.

 Las cuentas del Padrenuestro eran cruces hechas de gotas de sangre. Las lágrimas de las Avemarías eran lágrimas con bebés no nacidos dentro de ellas. La cruz del Rosario era de un dorado brillante. Nuestra Señora le dijo que ese Rosario era la forma en que el Cielo describía el arma que vencerá la maldad del aborto. Le dijo que el Cielo lloraba por el precio de este gran pecado.

El Rosario se mandó fabricar de acuerdo a esta descripción, pero no fue sino hasta el 2001 que el Rosario estuvo listo, y fue entonces que Nuestra Señora dijo: “Yo te afirmo, hija Mía, que cada ‘Avemaría’ rezado con un corazón amoroso rescatará a una de estas vidas inocentes de la muerte por aborto.  Cuando utilices este rosario, recuerda Mi Inmaculado Corazón Doloroso, el cual continuamente ve el pecado de aborto ejecutado en cada momento presente.  Te doy este sacramental especial con el cual sanar Mi Corazón Maternal.”

 Unos días después, Jesús se apareció a la vidente y le dijo:  “La promesa más grande que les doy en relación a este rosario es que cada rosario rezado con el corazón en estas cuentas (lágrimas) hasta su terminación, mitiga el castigo hasta ahora pendiente por el pecado de aborto. Adjunto esta promesa al rosario que te dio directamente Mi Madre, ya que es particular a Su diseño y a Sus deseos.  Dalo a conocer."

Cuando tú rezas en este rosario con un corazón amoroso, el Cielo derrama la gracia para salvar un bebé de ser abortado por cada Avemaría.  Es decir, si tú rezas ordinariamente un rosario al   día, pueden ser salvados 53 bebés.